los dias pasan agitándose entre medio de las semanas… casi como suspiros de una creacion sublime… casi como si sólo existieran un momento para morir junto con el nacimiento del siguiente… y ahí… en medio de todo ese caos, es que nosotros tenemos que hacer nuestras vidas… y asi algunos quieren que sean normales o estables!
El mundo, la vida en general, nos invita a cambiar constantemente… con cada despertar, con cada atardecer, con cada rayo de sol que cae en nuestra cabeza o en cada gota que sentimos en nuestra piel… el mundo se mueve, cambia, respira… Está vivo, y sin embargo, muchos son menos activos que él… se esfuerzan en detener ese cambio, en encontrar estabilidad en la inmutabilidad… pero sólo una cosa es inmutable en este mundo y es demasiado divina para ser alcanzada por un humano…
así que… qué nos queda? Simple: no marcar el paso… No estancarnos, disfrutar del movimiento de nuestro mundo y hallar la suave armonía en sus cambios… disfrutar del día a día sabiendo que cada día es único y que nunca se repetirá… Haciendo esto, cada momento se vuelve mágico, cada momento será la manifestación de la magnificencia del creador en nuestras vidas… y así… de uno u otro modo… nuestras vidas serán un poco más completas…