Otro 14 que ha pasado y yo aquí, solo… Sin embargo, es una situación un poco anecdótica, ya que las 2 veces que he pololeado he comenzado como en marzo o abril… Y como no he alcanzado a durar los 11 meses más o menos que separan a estas dos fechas, siempre he pasado solo San Valentín! Que le vamos a hacer.
Ahora como no es mucho lo que he hecho, quiero dedicar estas líneas a aquellas dos personas especiales que han pasado por mi vida. Sé que no es mucha la gente que pasa a visitar este blog, por eso que puedo hablar de ellas sin muchas preocupaciones.

Katherine: nos vimos por primera vez en el pre municipal… Un cuaderno de física fue lo que nos hizo conocernos por allá hace unos 3 años atrás… que loco no? Después de muchos mails en los que me di a conocer (y en los que traté de conocerte a tí también) me empezaste a ver distinto, y así, en la primera vez que nos vimos en persona luego de 3 meses, declaramos un mutuo y tierno cariño… Porque tú también me lograste conquistar… con todos tus detalles y con toda tu dulzura. Lamentablemente me quisiste mucho en muy poco tiempo, algo que sentí casi asfixiante… Quizás era algo que no acostumbraba, tal vez tú necesitabas de vuelta todo ese cariño… Pero no pude aguantar mucho; No me quedó más que terminar. Por aquello que decían sus correos y mensajes, sé que sufrió con la ruptura. No se por cuanto tiempo, ya que los acontecimientos posteriores son un tanto desconocidos para mi, ya que así como llegó se fue… La última vez que la ví tenía la misma carita que supo ganarse mi cariño hace tiempo atrás, pero esta vez no eran apuntes de física los que llevaba en sus manos, sino una bebé que luego pude confirmar que en realidad era su hija…
Espero que sea donde sea que estés, y sea con quién sea que estés, seas una chica muy feliz, y que sean capaces de valorar todo aquel cariño que eres capaz de entregar… Porque tú vales mucho, mucho más de lo que crees…
Nos vemos algun dia, o cuando ambos seamos gatos… (Aún recuerdo aquella frase que tanto te gustaba… Vanilla sky no?)

Muchos recuerdos son los que vuelven a mi mente, tantos momentos hermosos que atesoro en mi corazón y que forman a mi actual yo; reconozco que la nostalgia me invade al recordar a aquellas personas que tanto quise y me quisieron… Tal vez no son muchas, pero son personitas muy especiales, y que justamente por esto es que están en lo más profundo de mi corazón como las luces que alumbraron mi camino en aquellos momentos que compartí junto a ellas…

Daniela: el destino tiene originales maneras de poner a otras personas en tu camino, en este caso fue el chat y la radio lo que nos hizo conocer. Son realmente pocas las veces en las que sientes que puedes tener confianza con alguien que recién conoces, y tú fuiste el caso. Me sentí escuchado por ti, me sentí atraído por ti, y eso no lo puedo negar Pero desaparecías tan rápido como volvías a aparecer, hasta que gracias a un compañero te conseguiste mi número telefónico y así pudimos intercambiar numerosos mensajes de texto. Y gracias a esa íntima relación de amistad que logramos forjar es que al tiempo después, al vernos en persona, un beso nos unió aún más. Pasamos momentos muy tiernos y también otros más intensos, me acompañaste cuando más solo estuve, ya que era mi primer año como universitario y tú lo hiciste aún más hermoso.. Pero por qué no todo puede ser perfecto? La distancia que nos hacía posible vernos solo una vez a la semana me hizo olvidar todo aquello que eras y que tanto me habia gustado, la presión académica que sentí al no conseguir buenos resultados en el primer examen y también el sentir que no podía atarte a alguien que era una suerte de pololo de fin de semana, hicieron que tomara la difícil decisión de terminar contigo. No quería que llegara el momento en el que comenzara a fingirte afecto, eso sería demasiado cruel. Sufriste mucho más que mi otra ex, tal vez porque pensamos que nos amabamos, tal vez porque estuvimos más tiempos juntos… Pero eso es lo que más lamento: que por mi culpa tú hayas pasado por todos aquellos tristes momentos. Pero las heridas curaron, tu carácter cambió y de las cenizas surgió una nueva chica, que más que chica es toda una mujer. Cambio para mejor? El tiempo lo dirá. Pero sean los cambios que sean por los que pases, tú siempre serás la misma chica curiosa y preocupada por los demás que fuiste conmigo. Podrás crecer, podrás cambiar tu apariencia física, pero un pedacito de tu pasado lo conservo como lo más lindo que me sucedió el año pasado… Y se mantiene incorrupto en mi mente, con aquella imagen que tengo de tí.

Ahora y siempre, podrás contar conmigo. Te debo mucho.

Largo desahogo no? Y es que no fueron para nada superficiales estas dos relaciones que he tenido en mi vida, y no tengo miedo ni vergüenza a decirlo, a mis 19 años solo he pololeado dos veces, pero han sido realmente maravillosas. Prefiero a que sea así a que hayan sido más pero menos importantes. Otro 14 pasó… Sólo los recuerdos me acompañan…