estamos a la mitad del semestre… casi. ya pasó la segunda tanda de certámentes, estamos acercándonos peligrosamente a los certámentes finales… y es bueno de vez en cuando parar y mirar hacia atrás. Es genial como hemos pasado por tantas cosas, por tantos sufrimientos, por buenos y malos momentos… y aquí seguimos! estamos todavia en la lucha y parecieran que los sueños ya no son tan lejanos como ayer. He pasado por momentos muy difíciles anímicamente, por situaciones que ni a mis enemigos les desearía… pero en toda esa desesperanza, en toda esa soledad, la luz de tu familia y amigos te hace no perder el rumbo. Si hay algo que siempre he agradecido es que tengo unos amigos realmente increibles, de esos que te acompañan en los peores momentos de tu vida… la mitad de lo que soy es gracias a ellos; la otra mitad es mi familia.

me siento agradecido, me siento afortunado… la vida me sonríe y mi corazón se siente nuevamente encendido, porque como me dijeron por ahi “estudias porque estás estudiando lo que te gusta”, y precisamente eso es lo que me he propuesto como automotivación: saber de todo lo que me gusta y llegar a lo más alto, para demostrarle a familia y amigos que lo que soy es el producto de todo el cariño que me han dado…

gracias.