Es increíble lo que me haces sentir…

Ya es tarde por la noche. Por la ventana se ven las tenues luces del puerto, luces que esta noche brillan de manera especial para mí… desde hace mucho tiempo que no me había sentido como ahora, con tantas ganas de escribir y de expresar, aunque sea vagamente, todo aquello que pasa por mi mente. Pienso y siento agitadamente, una deliciosa mezcla de emociones, pensamientos y sentimientos se agolpan por salir, una fuerza que viene de lo profundo que me hace desear ser otro, ser alguien mejor,  ser alguien más humano…

Y eso te lo debo a ti.

Intento hilar una frase, tratar de explicar lo que pasa por mi cabeza; pero me cuesta en extremo. Hay tantas cosas que podría decir que no sé por cual podría empezar, hay tantas sensaciones irreproducibles que ahora son parte de mis más preciados recuerdos… detalles que para mí fueron más que detalles, momentos tan breves como eternos y que se grabaron en mi mente tan fuerte que cierro mis ojos y pareciera que los estuviera volviendo a vivir… Son imágenes que pasan fugaces, verdaderas fotografías que me hacen estremecer dulcemente, cuadros de algo vivido tan real como imaginario. Y es que todo este universo de sensaciones esta en mí, en mi cabeza, en la imaginación que tú desataste y que ahora anhelo convertir en realidad… me has motivado tanto que la noche luce distinta, que mi futuro luce distinto, que mis pensamientos lucen distintos… pusiste una flor en un desierto lleno de lamentaciones y decepción, sembraste esperanza en mis sueños y me has hecho volver a girar, a dar vueltas mi espiral hacia arriba con una fuerza arrolladora que incluso podría traspasar mi cuerpo.

Mi vida se compone de momentos sencillos. Improvisados momentos que me marcan como persona, inesperadas reacciones que me hacen sentir tan bien, tan feliz en estos momentos… que siento que cada sonrisa te la debo. Cada esbozo de alegría es culpa de un gesto, de una caricia, de un suspiro que está más cercano a mi mente que a mi realidad. Sé que soy el único que siente así, he sido yo el que ha sobrevalorado algo que para otros es algo cotidiano (incluso para ti), que quizás soy un tonto al pensar de esta manera… pero es que prefiero mil y una veces ser un tonto a dejar de lado todo esto que siento por ser alguien real y frío. Si tan sólo pudieras ver la vida a través de mis ojos, y sintieras sólo una breve parte de toda esa fuerza que tú me haces sentir en estos momentos…

Deseo agradecerte todo lo que has hecho en mí. Quiero dedicarte estas líneas y muchas otras más, quiero hacerte sentir que la vida es mágica gracias a que existes, que tan sólo por ser como eres vales mucho para mí y para muchas otras personas, quiero regalarte un mundo tan hermoso como en el que me has hecho creer que estoy… Le pido a Dios que me de una oportunidad de darte lo mejor de mí, que me puedas ver por lo que realmente soy y que te sea agradable. Le pido a Dios que me regale infinitos momentos junto a ti, junto a tu sonrisa y a tu alegría; le pido a Dios que yo también pueda ser alegría para ti cuando una sonrisa te sea algo duro de lograr…

Gracias a las grandes metas que uno se va colocando en la vida, es que uno siente deseos de crecer. Hoy más que nunca deseo ofrecerte algo más de lo que soy, la fuerza que me das es indescriptible,  veo la magia de la vida en todos lados y es porque tú has hecho que vuelva a creer en ella. Desearía que este momento no acabase nunca, y que tú estuvieras aquí para regalártelo.

Gracias, te quiero.




Creative Commons License
Este post de Fabian Rubilar Jamén esta licenciado bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Chile.
Basado del trabajo en rubisempai.wordpress.com.