Cuando no has escrito en harto tiempo, siempre cuesta empezar. Este es el caso, me es difícil empezar a hilar de manera coherente las ideas otra vez. Siempre es complicado reducir tus pensamientos en un par de oraciones y párrafos, el pensamiento es más acelerado, profundo y veloz que las letras. Es como si múltiples dimensiones de las cosas y los sucesos sucedieran rápidamente hasta que tu mente elige la más correcta/cuerda/favorable para tomar como cierta. Pero… que pasa si no es la realmente más verosímil? Eso es algo que sucede bastante a menudo en verdad. Muchas veces pensamos en que tenemos la razón de alguna cosa, pero no es más que nuestro punto de vista personal de los hechos. A veces pareciera que muchos tienen la razón porque muchos otros piensan como él, pero a veces es mejor ser un poco más tolerante. Es más entretenido el lograr que las opiniones del resto también sean consideradas en tus juicios, así logras que la experiencia de otros sea también tu experiencia.

Estos días me he llenado de muchas experiencias ajenas, de muchas historias y maneras distintas de ver la vida. He visto mucha soledad, pero también mucha esperanza y alegría en las cosas simples… nuestro mundo se está volviendo algo tan complejo, que las cosas simples son las que llenan muchos de los vacíos que emocionalmente van quedando a raíz de la complejidad en la que intentamos calzar. Pasar una tarde en una plaza, columpiarte, disfrutar de una rica conversación con tus amigos, comentar la vida que llevamos… son tantas cosas que gracias a las vacaciones que acaban de pasar pude disfrutar. Y cuál es el resultado? Me siento muy feliz. Feliz y lleno de paz interior.

El título de este artículo es aprendiendo a disfrutar, aprendiendo a vivir. Eso es lo que estoy haciendo desde ya un tiempo atrás, y he tenido muy buenos resultados. Siento que mi vida es llenarse de experiencias y de aprendizajes, cosas que se van diluyendo y madurando a través de los años, y de cómo ese invisible espiral se encarga de hacértelas volver una y otra vez a vivir, con sus ciertas nuevas dificultades o facilidades. Intento llevar una visión abierta del mundo, recibiendo las maneras de pensar de mucha gente distinta… con eso he ganado por todos lados. Por uno, mis ideas se enriquecen con las perspectivas de otros, mejorando o puliendo así mis propias ideas. Por otro lado, también hace que entienda mejor a la gente que me rodea, logrando que ella misma se sienta más acogida. He recibido varios “eres un buen amigo”, siendo que sólo intento ser más receptivo y escucho a los demás. Creo que es eso lo que más hace falta en el mundo de ahora: gente que escuche más y hable menos. No sé si hable poco en todo caso, pero intento compensarlo con escuchar harto. Otra cosa que tampoco hay que olvidar, es que si uno desea llevar un estilo de pensamiento como éste, debe ser lo suficientemente fuerte para no dejarse llevar por las personalidades de ciertas personas alrededor tuyo que tienen ese talento natural de ser líderes, imponiendo casi mágicamente su propia manera de pensar. Después de todo cada humano es único, y tenemos igualmente derecho a pensar que nuestro punto de vista es válido. Lo que propongo yo es rescatar ciertos puntos de la manera de pensar de los demás, ser tolerante en otras palabras… no pretendo convertirme en una persona que dependa de la manera de pensar del resto. Eso igual se ve bien a menudo por lo menos en mi sociedad, imponiendo cánones de conducta, de belleza, de gustos en general… son los más susceptibles, débiles de carácter y personas muchas veces solitarias también las que caen en ese juego de seguir a las masas y a los líderes encubiertos de nuestra sociedad.

Sin embargo, así como cuando formas parte de un grupo de personas que piensa igual (como los que gustan de cierto grupo musical por ejemplo), también me siento parte de un grupo de personas que piensa distinto. Raro no? Pero es ahora más que nunca que me he dado cuenta de eso, de que las personas que tendemos a ser defensores de nuestra manera de ser y no se vende por modas tan sólo para agradar al resto, tiene esa extraña capacidad de reconocerse y encontrarse con otros similares. En estas vacaciones me di cuenta de esto. Si bien hablo con todos, tuve especial simpatía por esas personas que, aun siendo distintas a mí en su manera de pensar, compartimos visiones de vida similares. Es difícil explicarlo, pero somos personas que tienen su propia personalidad definida, y gracias a eso es que somos reconocibles entre nosotros. Gracias a esa sintonía, a ese feeling… es que he conocido gente genial en estos meses a las que he logrado querer demasiado.

Otra cosa que ha logrado el ser un poco más abierto a conocer a la gente que me rodea, es que el conocerlas un poquito mejor te hace comprender a la sociedad en general un poquito mejor. Si bien todos somos distintos, entre más gente conozcas, más fácil será el llegar a más gente. Es como si fuera una especie de regla exponencial: el conocer a una persona te permite comprender a 2 más, y así sucesivamente.

Tampoco puedo olvidar lo que en lo personal es lo mejor de llevar un estilo de vida como el que llevo: Dejas una buena imagen para los demás, y éstos te recompensan con grandes cantidades de afecto. Lo que más me hace feliz en estos momentos es lo querido que me siento por la gente que me rodea, no soy una gran cosa y aun así me quieren demasiado encuentro yo. Ellos son parte de mi aprendizaje personal y gran apoyo en los difíciles momentos que he pasado. Familia, amigos, e incluso conocidos. Toda esa gente que me ha aportado con cariño me hace pensar que no estoy tan mal, que debería seguir superándome y perfeccionándome, para de una u otra manera, ser también para ellos motivo de felicidad. Como me encantaría poder retribuir toda la felicidad que me entregan… Esa es mi meta final. Hacer que la gente a mi alrededor se sienta feliz, y sienta ánimos de hacer lo mismo por la gente que está a su alrededor. Lograr el avance exponencial inverso, lograr que uno de tus amigos sea capaz de hacer feliz a dos de sus amigos, y así sucesivamente. Si esa fuera una de las metas en nuestras vidas, este mundo no sería tan vacío. Siento que hay que recuperar los antiguos valores, no dejar que se degenere tanto a los sentimientos, y volver a darle sentido a las cosas simples…

Y así están acabando las vacaciones. Me siento feliz y lleno de ánimos para seguir también aprendiendo académicamente. Si bien no fue el mejor de los semestres el que acaba de pasar (debido justamente a que reprobé un curso), me siento completamente pagado con todas las personas que conocí y con todas las experiencias que gané con mi trabajo de ayudante de laboratorio. La vida da muchas sorpresas a los que salen a levantar las piedras, y yo me encontré con varias luego que levanté esa áspera roca. Así, lo que fue un mal semestre académico fue un excelente semestre en lo personal.

Y qué es lo que viene? Aprender mucho. En todos los sentidos. El mundo, más bien el universo completo está abriéndose para mí. Soy un personaje más en la infinita historia del universo, pero hoy más que nunca tengo todas las intenciones de representar mi papel de la mejor manera posible. Me encanta lo que estoy viviendo, soy feliz con la gente a que está a mi alrededor, y mis problemas parecen pequeños en comparación a todo lo que estoy recibiendo. Puedo soñar por las noches, y hacer realidad mis sueños al otro día. Ese es el tipo de motivación que estoy experimentando. Cómo me encantaría hacer que los que me rodean vivan una motivación como ésta… ya que no se por cuánto dure y si llega aquel momento en el que la deje de experimentar, necesitaré que alguien me vuelva a motivar así. Es bueno que tus motivaciones dependan de la gente que está a tu alrededor? No creo que mucho… pero hasta ahora no he podido encontrar solución a eso. Eso es algo de lo que sigo dependiendo, y es de las cosas en las que debo aprender más. Pero por ahora estoy motivado, y es lo realmente importante.

Espero que aquella persona que logró leer hasta aquí haya logrado encontrar algo que le sirva en lo personal. Sería genial hacer que la vida de alguien más sea un poquito más linda de lo que es ahora. Yo de hace mucho tiempo que no escribía nada, por lo que este artículo fue largo precisamente por eso. Aún hay mucho de lo que me gustaría hablar, pero creo que eso quedará para otro artículo.

“si tan sólo fuésemos capaces de olvidar nuestras limitaciones, de seguro el cielo sería nuestro!”