Así que mi desafío está claro: me llenaré de momentos junto a la persona que más quiero. Me preocuparé de que sean inolvidables. Me preocuparé de que nunca borre la sonrisa de su rostro, ni que yo la borre de la mía. Viviré la magia de cada momento, así como la carga emocional que tenga cada uno de ellos. Haré que este sea el mejor año de lo que llevo de vida, y que la gente a mi alrededor también lo disfrute junto a mí.

Dejé de desear vivir en un sueño, porque, junto a tí, mi vida es mejor que cualquier sueño. No importa lo que suceda mañana; mi presente, aunque sea breve, será tuyo.

Esas palabras las escribí hace algunos meses atras. Aquel presente fue realmente breve, demasiado diría yo. Me siento conforme con haber sido fiel a aquellas palabras, es una gran satisfacción pensar que se cumplió lo que prometí. Viví los momentos más felices de mi vida junto a ti, no lo puedo negar. Ambos sabíamos el valor de esas sonrisas, ambos sabíamos lo que significaba estar triste, lo que significaba sentirse sólo. Nunca más me dejaste solo, te encargaste de acompañarme siempre y aún más, de hacerme feliz.

Han pasado un par de semanas desde la última vez que hablamos. Parece poco tiempo, pero la verdad es que han sido semanas tan llenas de experiencias para mí… en un par de semanas, recibí una oferta de trabajo en estados unidos. En un par de semanas, incluso me propusieron como candidato a ser becado para un phd, también en estados unidos. En un par de semanas, logré incluso llegar a conseguir un empleo en la mejor universidad de mi país . Sin embargo, no he podido ser completamente feliz. Cambiaría todos lo que conseguí en estas dos semanas por haber tenido dos semanas extra junto a tí. Por tener la oportunidad de acariciar tu mejilla una vez más, y sonreírte como tantas veces lo hice…

Tengo miedo, esa es la verdad. Quisiera verte feliz, verte sonriendo; ojalá que la distancia haga más tenues los recuerdos y no extrañes tanto como lo hago yo. Espero que dejando atrás estos recuerdos puedas volver a sentirte feliz. No sabes cuánto deseo que puedas entregar esa sonrisa de la misma forma tan sincera que como me la entregabas a mí. Con respecto a mí… me es imposible olvidarte. Simplemente no puedo, eso sería sacar de mi cabeza los días más felices de mi vida. Me cuesta vivir sin tí, me cuesta ser capaz de superar tu ausencia. Duele, duele mucho tener toda la tecnología del mundo para acortar las distancias pero sin embargo hay algo que aún no se puede reproducir… y es esa magia que sientes al tomar la mano de la persona que más quieres. Quisiera decirte una vez más, que todo lo que he conseguido ha sido con una meta en mente, y es volverte a ver. Quisiera decirte, que mi vida se ha vuelto tan diferente desde que te conocí a tí…

Este blog ha sido testigo de mis momentos más felices y de los más tristes también. Quisiera poder escribir en unos meses más, que he podido sonreir una vez más junto a tí.

 […] los humanos nos esforzamos en voltear la cabeza viendo en qué nos tropezamos, y por no mirar hacia adelante volvemos a caer una y otra vez… por qué no mirar adelante e intentar tener una vida plena con lo que venga? Las sorpresas, aunque al principio cueste recibirlas, son verdaderos llamados de atención para decirnos que estamos en un camino infinito donde cada uno de nosotros camina tanto como haya vivido. No me queda más que volver a caminar y crear nuevos caminos a traves de mis pasos.

– https://rubisempai.wordpress.com/2009/03/17/distancia/