distancia, parte 2

Así que mi desafío está claro: me llenaré de momentos junto a la persona que más quiero. Me preocuparé de que sean inolvidables. Me preocuparé de que nunca borre la sonrisa de su rostro, ni que yo la borre de la mía. Viviré la magia de cada momento, así como la carga emocional que tenga cada uno de ellos. Haré que este sea el mejor año de lo que llevo de vida, y que la gente a mi alrededor también lo disfrute junto a mí.

Dejé de desear vivir en un sueño, porque, junto a tí, mi vida es mejor que cualquier sueño. No importa lo que suceda mañana; mi presente, aunque sea breve, será tuyo.

Esas palabras las escribí hace algunos meses atras. Aquel presente fue realmente breve, demasiado diría yo. Me siento conforme con haber sido fiel a aquellas palabras, es una gran satisfacción pensar que se cumplió lo que prometí. Viví los momentos más felices de mi vida junto a ti, no lo puedo negar. Ambos sabíamos el valor de esas sonrisas, ambos sabíamos lo que significaba estar triste, lo que significaba sentirse sólo. Nunca más me dejaste solo, te encargaste de acompañarme siempre y aún más, de hacerme feliz.

Han pasado un par de semanas desde la última vez que hablamos. Parece poco tiempo, pero la verdad es que han sido semanas tan llenas de experiencias para mí… en un par de semanas, recibí una oferta de trabajo en estados unidos. En un par de semanas, incluso me propusieron como candidato a ser becado para un phd, también en estados unidos. En un par de semanas, logré incluso llegar a conseguir un empleo en la mejor universidad de mi país . Sin embargo, no he podido ser completamente feliz. Cambiaría todos lo que conseguí en estas dos semanas por haber tenido dos semanas extra junto a tí. Por tener la oportunidad de acariciar tu mejilla una vez más, y sonreírte como tantas veces lo hice…

Tengo miedo, esa es la verdad. Quisiera verte feliz, verte sonriendo; ojalá que la distancia haga más tenues los recuerdos y no extrañes tanto como lo hago yo. Espero que dejando atrás estos recuerdos puedas volver a sentirte feliz. No sabes cuánto deseo que puedas entregar esa sonrisa de la misma forma tan sincera que como me la entregabas a mí. Con respecto a mí… me es imposible olvidarte. Simplemente no puedo, eso sería sacar de mi cabeza los días más felices de mi vida. Me cuesta vivir sin tí, me cuesta ser capaz de superar tu ausencia. Duele, duele mucho tener toda la tecnología del mundo para acortar las distancias pero sin embargo hay algo que aún no se puede reproducir… y es esa magia que sientes al tomar la mano de la persona que más quieres. Quisiera decirte una vez más, que todo lo que he conseguido ha sido con una meta en mente, y es volverte a ver. Quisiera decirte, que mi vida se ha vuelto tan diferente desde que te conocí a tí…

Este blog ha sido testigo de mis momentos más felices y de los más tristes también. Quisiera poder escribir en unos meses más, que he podido sonreir una vez más junto a tí.

 […] los humanos nos esforzamos en voltear la cabeza viendo en qué nos tropezamos, y por no mirar hacia adelante volvemos a caer una y otra vez… por qué no mirar adelante e intentar tener una vida plena con lo que venga? Las sorpresas, aunque al principio cueste recibirlas, son verdaderos llamados de atención para decirnos que estamos en un camino infinito donde cada uno de nosotros camina tanto como haya vivido. No me queda más que volver a caminar y crear nuevos caminos a traves de mis pasos.

– https://rubisempai.wordpress.com/2009/03/17/distancia/

Anuncios

momentos

Este blog ha sido testigo de mis más grandes descargas emocionales. Cuando he estado muy bien, he escrito aquí. Cuando he estado muy mal, he escrito aquí. Cuando he tenido miedo, o emoción, o simplemente un gran sueño que alcanzar, he escrito aquí. Todos esos sucesos, no son más que momentos. Momentos que aparecen en mi vida repentinamente, momentos que se alzan entre la rutina de un diario vivir para marcar, de una u otra manera, mi forma de ser. Es impresionante leer cada una de las entradas de este blog y darse cuenta que están asociadas a algún momento importante en mi vida; quiere decir que al menos he vivido, he sentido, he reído y he llorado. Sí, este blog ha sido la prueba infalible de que he estado vivo, de que no he sido un muerto viviente después de todo.

Este año en particular ha sido un momento. Una burbuja dentro de lo que ha sido mi vida, un cambio radical a todo lo que llamaba rutina hace un año atrás. En muchos sentidos fue casi un renacer. Y lo digo porque para volver a nacer, primero hay que morir. Tampoco quiero sonar muy dramático, pero sí tuve un duro inicio de año. Tristezas del corazón que demuestran lo intenso que había llegado a sentir, acabaron con una etapa de mi vida en la que una utopía podía ser motivación para vivir. Sin embargo, ese mes que viví en el limbo, acabó de una manera realmente increíble. Sin darme cuenta, sin previo aviso, de un momento a otro me vi rodeado de personas, en aquel momento desconocidas, cuyo español no era su lengua nativa. Increíble: sin haberme movido del país, sentí que era un estudiante de intercambio.

Desde ese momento, los meses pasaron rápido. Entre fiestas, estudios, sonrisas, recuerdos y, como aparece en el título de esta entrada, momentos. Porque es increíble como este año ha estado lleno de momentos, de recuerdos estáticos, de situaciones irrepetibles que se vuelven verdaderos tesoros en mi vida personal. Pensando en que cada una de esas personas que han venido del extranjero a vivir un par de meses a este país se han llevado recuerdos eternos de vuelta a sus países natales, yo sin moverme de aquí, he tenido una experiencia igual de rica e irrepetible. Sin haberme movido del país, he vivido realmente una experiencia de intercambio cultural gigante. Quizás no he vivido el shock cultural que implica el desplazarse hacia otra cultura; sin embargo, en muchas ocasiones, sentí que era yo el ajeno en un mundo dominado por el alemán o el inglés. Aún así sentí lo que es vivir otra cultura; aún así, aprendí a valorar lo que soy y lo que represento aquí y en el resto del mundo. Aún así, aprendí que aunque seamos de mundos completamente diferentes, siempre habrá algo que nos una. Sea la música, sea la televisión, sean los sueños… siempre hay algo que te conecte con el resto.

Pero el año aún no termina, y a medida que avanzan los meses me sorprende una y otra vez. Es así como en este momento estoy escribiendo, ya que llevo una carga emocional gigante sobre mí. Es increíble, es realmente casi un sueño, los días que en este momento estoy viviendo. Un relato surrealista marcado por salidas, por atardeceres, por recuerdos, por ternura, por cariño, por amistad, por romance, por detalles y claro, por sonrisas. Es increíble darse cuenta que día a día estás viviendo un momento, un recuerdo, un suceso eterno en tu vida. Soy inmensamente feliz; no puedo ocultar mis sonrisas a diario, me es imposible dejar de pensar que soy el ser más afortunado del mundo. Y es que cuando creía que este año había sido especial e irrepetible por todos los momentos que había acumulado durante los últimos meses, sucede que aparece alguien que se encarga de entregarme los momentos más especiales que he vivido en mi vida entera! Porque si este año ha sido el mejor que he tenido en mucho tiempo, y este es el mejor momento que he tenido durante este año, puedo decir con autoridad que estos han sido los mejores momentos que he tenido en mucho tiempo, en muchos años, quizás una vida entera.

Lamentablemente, hay un problema con los momentos. Si bien son eternos, éstos son breves. Son recuerdos tan intensos, pero que lamentablemente se realizan durante cortos períodos. Por más que he intentado alargar mis momentos para que duren lo máximo posible, es imposible que sean infinitos. Su recuerdo será eterno, no lo niego, pero no se puede hacer una vida de sólo un momento. Y quizás ese es mi problema en este momento: deseo que mi vida entera sea un momento que dure para siempre con la persona que yo más quiero. Sin embargo, el desafío ha quedado en evidencia. La terapia del blog ha funcionado una vez más, y he encontrado la respuesta que necesitaba: La vida no se trata de un momento infinito. Se trata de muchos momentos. Se trata de que hayan pequeños espacios entre una situación y otra; de que cambies, de que mutes, de que te transformes. Cada uno de tus momentos podría tener a los mismos protagonistas siempre, pero cada momento será distinto al resto. No me concentraré más en hacer que mis momentos sean infinitos, sino que me concentraré en que cada momento sea único. Me concentraré en que existan muchos momentos más durante este año, y que su recuerdo me acompañen siempre. Y es que ni el tiempo ni la distancia pueden eliminar los buenos momentos vividos junto a alguien; los recuerdos y el cariño son más fuertes que cualquier distancia física o temporal.

Así que mi desafío está claro: me llenaré de momentos junto a la persona que más quiero. Me preocuparé de que sean inolvidables. Me preocuparé de que nunca borre la sonrisa de su rostro, ni que yo la borre de la mía. Viviré la magia de cada momento, así como la carga emocional que tenga cada uno de ellos. Haré que este sea el mejor año de lo que llevo de vida, y que la gente a mi alrededor también lo disfrute junto a mí.

Dejé de desear vivir en un sueño, porque, junto a tí, mi vida es mejor que cualquier sueño. No importa lo que suceda mañana; mi presente, aunque sea breve, será tuyo 🙂

Aprendiendo a disfrutar, aprendiendo a vivir

Cuando no has escrito en harto tiempo, siempre cuesta empezar. Este es el caso, me es difícil empezar a hilar de manera coherente las ideas otra vez. Siempre es complicado reducir tus pensamientos en un par de oraciones y párrafos, el pensamiento es más acelerado, profundo y veloz que las letras. Es como si múltiples dimensiones de las cosas y los sucesos sucedieran rápidamente hasta que tu mente elige la más correcta/cuerda/favorable para tomar como cierta. Pero… que pasa si no es la realmente más verosímil? Eso es algo que sucede bastante a menudo en verdad. Muchas veces pensamos en que tenemos la razón de alguna cosa, pero no es más que nuestro punto de vista personal de los hechos. A veces pareciera que muchos tienen la razón porque muchos otros piensan como él, pero a veces es mejor ser un poco más tolerante. Es más entretenido el lograr que las opiniones del resto también sean consideradas en tus juicios, así logras que la experiencia de otros sea también tu experiencia.

Estos días me he llenado de muchas experiencias ajenas, de muchas historias y maneras distintas de ver la vida. He visto mucha soledad, pero también mucha esperanza y alegría en las cosas simples… nuestro mundo se está volviendo algo tan complejo, que las cosas simples son las que llenan muchos de los vacíos que emocionalmente van quedando a raíz de la complejidad en la que intentamos calzar. Pasar una tarde en una plaza, columpiarte, disfrutar de una rica conversación con tus amigos, comentar la vida que llevamos… son tantas cosas que gracias a las vacaciones que acaban de pasar pude disfrutar. Y cuál es el resultado? Me siento muy feliz. Feliz y lleno de paz interior.

El título de este artículo es aprendiendo a disfrutar, aprendiendo a vivir. Eso es lo que estoy haciendo desde ya un tiempo atrás, y he tenido muy buenos resultados. Siento que mi vida es llenarse de experiencias y de aprendizajes, cosas que se van diluyendo y madurando a través de los años, y de cómo ese invisible espiral se encarga de hacértelas volver una y otra vez a vivir, con sus ciertas nuevas dificultades o facilidades. Intento llevar una visión abierta del mundo, recibiendo las maneras de pensar de mucha gente distinta… con eso he ganado por todos lados. Por uno, mis ideas se enriquecen con las perspectivas de otros, mejorando o puliendo así mis propias ideas. Por otro lado, también hace que entienda mejor a la gente que me rodea, logrando que ella misma se sienta más acogida. He recibido varios “eres un buen amigo”, siendo que sólo intento ser más receptivo y escucho a los demás. Creo que es eso lo que más hace falta en el mundo de ahora: gente que escuche más y hable menos. No sé si hable poco en todo caso, pero intento compensarlo con escuchar harto. Otra cosa que tampoco hay que olvidar, es que si uno desea llevar un estilo de pensamiento como éste, debe ser lo suficientemente fuerte para no dejarse llevar por las personalidades de ciertas personas alrededor tuyo que tienen ese talento natural de ser líderes, imponiendo casi mágicamente su propia manera de pensar. Después de todo cada humano es único, y tenemos igualmente derecho a pensar que nuestro punto de vista es válido. Lo que propongo yo es rescatar ciertos puntos de la manera de pensar de los demás, ser tolerante en otras palabras… no pretendo convertirme en una persona que dependa de la manera de pensar del resto. Eso igual se ve bien a menudo por lo menos en mi sociedad, imponiendo cánones de conducta, de belleza, de gustos en general… son los más susceptibles, débiles de carácter y personas muchas veces solitarias también las que caen en ese juego de seguir a las masas y a los líderes encubiertos de nuestra sociedad.

Sin embargo, así como cuando formas parte de un grupo de personas que piensa igual (como los que gustan de cierto grupo musical por ejemplo), también me siento parte de un grupo de personas que piensa distinto. Raro no? Pero es ahora más que nunca que me he dado cuenta de eso, de que las personas que tendemos a ser defensores de nuestra manera de ser y no se vende por modas tan sólo para agradar al resto, tiene esa extraña capacidad de reconocerse y encontrarse con otros similares. En estas vacaciones me di cuenta de esto. Si bien hablo con todos, tuve especial simpatía por esas personas que, aun siendo distintas a mí en su manera de pensar, compartimos visiones de vida similares. Es difícil explicarlo, pero somos personas que tienen su propia personalidad definida, y gracias a eso es que somos reconocibles entre nosotros. Gracias a esa sintonía, a ese feeling… es que he conocido gente genial en estos meses a las que he logrado querer demasiado.

Otra cosa que ha logrado el ser un poco más abierto a conocer a la gente que me rodea, es que el conocerlas un poquito mejor te hace comprender a la sociedad en general un poquito mejor. Si bien todos somos distintos, entre más gente conozcas, más fácil será el llegar a más gente. Es como si fuera una especie de regla exponencial: el conocer a una persona te permite comprender a 2 más, y así sucesivamente.

Tampoco puedo olvidar lo que en lo personal es lo mejor de llevar un estilo de vida como el que llevo: Dejas una buena imagen para los demás, y éstos te recompensan con grandes cantidades de afecto. Lo que más me hace feliz en estos momentos es lo querido que me siento por la gente que me rodea, no soy una gran cosa y aun así me quieren demasiado encuentro yo. Ellos son parte de mi aprendizaje personal y gran apoyo en los difíciles momentos que he pasado. Familia, amigos, e incluso conocidos. Toda esa gente que me ha aportado con cariño me hace pensar que no estoy tan mal, que debería seguir superándome y perfeccionándome, para de una u otra manera, ser también para ellos motivo de felicidad. Como me encantaría poder retribuir toda la felicidad que me entregan… Esa es mi meta final. Hacer que la gente a mi alrededor se sienta feliz, y sienta ánimos de hacer lo mismo por la gente que está a su alrededor. Lograr el avance exponencial inverso, lograr que uno de tus amigos sea capaz de hacer feliz a dos de sus amigos, y así sucesivamente. Si esa fuera una de las metas en nuestras vidas, este mundo no sería tan vacío. Siento que hay que recuperar los antiguos valores, no dejar que se degenere tanto a los sentimientos, y volver a darle sentido a las cosas simples…

Y así están acabando las vacaciones. Me siento feliz y lleno de ánimos para seguir también aprendiendo académicamente. Si bien no fue el mejor de los semestres el que acaba de pasar (debido justamente a que reprobé un curso), me siento completamente pagado con todas las personas que conocí y con todas las experiencias que gané con mi trabajo de ayudante de laboratorio. La vida da muchas sorpresas a los que salen a levantar las piedras, y yo me encontré con varias luego que levanté esa áspera roca. Así, lo que fue un mal semestre académico fue un excelente semestre en lo personal.

Y qué es lo que viene? Aprender mucho. En todos los sentidos. El mundo, más bien el universo completo está abriéndose para mí. Soy un personaje más en la infinita historia del universo, pero hoy más que nunca tengo todas las intenciones de representar mi papel de la mejor manera posible. Me encanta lo que estoy viviendo, soy feliz con la gente a que está a mi alrededor, y mis problemas parecen pequeños en comparación a todo lo que estoy recibiendo. Puedo soñar por las noches, y hacer realidad mis sueños al otro día. Ese es el tipo de motivación que estoy experimentando. Cómo me encantaría hacer que los que me rodean vivan una motivación como ésta… ya que no se por cuánto dure y si llega aquel momento en el que la deje de experimentar, necesitaré que alguien me vuelva a motivar así. Es bueno que tus motivaciones dependan de la gente que está a tu alrededor? No creo que mucho… pero hasta ahora no he podido encontrar solución a eso. Eso es algo de lo que sigo dependiendo, y es de las cosas en las que debo aprender más. Pero por ahora estoy motivado, y es lo realmente importante.

Espero que aquella persona que logró leer hasta aquí haya logrado encontrar algo que le sirva en lo personal. Sería genial hacer que la vida de alguien más sea un poquito más linda de lo que es ahora. Yo de hace mucho tiempo que no escribía nada, por lo que este artículo fue largo precisamente por eso. Aún hay mucho de lo que me gustaría hablar, pero creo que eso quedará para otro artículo.

“si tan sólo fuésemos capaces de olvidar nuestras limitaciones, de seguro el cielo sería nuestro!”

desconexión

Es claro que en la actualidad las distancias del tiempo y el espacio cada vez son mas pequeñas. Tus pensamientos y sentimientos pueden viajar al otro lado del mundo de manera casi instantánea en forma de voz, letras o imágenes… las cartas se están quedando en el pasado con métodos mas instantáneos de comunicación como las redes sociales o la mensajería instantánea… pero esto hasta qué punto es efectivo, hasta qué punto de verdad nos comunica? Son realmente los sentimientos los que viajan en forma de electricidad de un lugar a otro?

Hay algo que con todo esto se esta descuidando… que es la interacción en persona. Los sentimientos y los pensamientos se vuelven simples cuando los intentas describir a través de palabras, imágenes o sonidos… y es que lo que sentimos esta ahí entre todo eso: es algo más profundo y complejo que una palabra, una imagen, o un sonido…
tiene el mismo significado decir un “te quiero” en un mensaje de texto, o a través de una ventana de mensajería instantánea, que el hacerlo en persona? por cientos de años las personas se valían de cartas para realizarlo, después recurrieron al teléfono… y ahora, el medio de comunicación por excelencia ha sido el internet. Pero aun así, por qué antes los sentimientos parecían mas sinceros que ahora? me refiero a que a medida que es más fácil comunicar esas palabras, menos intensas se están volviendo… y es que leer un te quiero que alguien te enviaba a través de un papel que viajo por ciudades y ciudades por mucho tiempo, no es lo mismo que leerlo de alguien que acostumbra a despedirse de esa manera de todos quienes están conectados! es como si ciertas palabras se han comenzado a “devaluar” con el paso del tiempo…

pero mas que una crítica, deseo reflexionar sobre la solución. Es evidente no? La interacción en persona por ningún motivo se puede dejar de lado, no se puede considerar que la interacción vía internet reemplaza la interacción en persona, y es que ninguna máquina o computador podrá digitalizar todo que en persona se vive, y como mencionaba mas arriba, es en persona donde los sentimientos de verdad aparecen. Nunca se podrá reemplazar la calidez de un abrazo, la sensación de un beso, o la tranquilidad que alguien puede otorgarte… y si lo han hecho, no es mas que una sensación sin alma. Nunca he subestimado el poder de la mente y del misterio que se encierra entre tan compleja maquinaria biológica, no creo que se pueda llegar a crear artificialmente una réplica del alma de una persona, entendiendo alma como aquello que nos hace ser diferentes al resto, únicos a la hora de actuar.

Así, hago un llamado a redescubrir los sentimientos. A volver a disfrutar de la brisa de los árboles, del olor de la tierra mojada, del sonido que hacen las olas… a aprender a decir te quiero de manera sincera, llena de un sentimiento auténtico. Mirando a los ojos, tomando por la cintura y susurrando al oído, gritándolo a los vientos o simplemente abrazando a esa persona… eso es demostrar el verdadero afecto que sientes. Eso es saber querer. No confíes que en 9 caracteres, o 72 bits, serán suficientes para expresar lo que sientes.

decir “te quiero” en internet no es más que escribir 7465 71756965726F
o si lo prefieres, 0111100001100100 011100010111010101101001011001010111001001101111.

Eso tiene algo de romántico?

Escribo estas líneas como un desahogo, un escape para cuando ni la tecnología ni los medios de comunicación te pueden acercar a las personas que de verdad desearías tener cerca…

Felicidad

Es increíble lo que me haces sentir…

Ya es tarde por la noche. Por la ventana se ven las tenues luces del puerto, luces que esta noche brillan de manera especial para mí… desde hace mucho tiempo que no me había sentido como ahora, con tantas ganas de escribir y de expresar, aunque sea vagamente, todo aquello que pasa por mi mente. Pienso y siento agitadamente, una deliciosa mezcla de emociones, pensamientos y sentimientos se agolpan por salir, una fuerza que viene de lo profundo que me hace desear ser otro, ser alguien mejor,  ser alguien más humano…

Y eso te lo debo a ti.

Intento hilar una frase, tratar de explicar lo que pasa por mi cabeza; pero me cuesta en extremo. Hay tantas cosas que podría decir que no sé por cual podría empezar, hay tantas sensaciones irreproducibles que ahora son parte de mis más preciados recuerdos… detalles que para mí fueron más que detalles, momentos tan breves como eternos y que se grabaron en mi mente tan fuerte que cierro mis ojos y pareciera que los estuviera volviendo a vivir… Son imágenes que pasan fugaces, verdaderas fotografías que me hacen estremecer dulcemente, cuadros de algo vivido tan real como imaginario. Y es que todo este universo de sensaciones esta en mí, en mi cabeza, en la imaginación que tú desataste y que ahora anhelo convertir en realidad… me has motivado tanto que la noche luce distinta, que mi futuro luce distinto, que mis pensamientos lucen distintos… pusiste una flor en un desierto lleno de lamentaciones y decepción, sembraste esperanza en mis sueños y me has hecho volver a girar, a dar vueltas mi espiral hacia arriba con una fuerza arrolladora que incluso podría traspasar mi cuerpo.

Mi vida se compone de momentos sencillos. Improvisados momentos que me marcan como persona, inesperadas reacciones que me hacen sentir tan bien, tan feliz en estos momentos… que siento que cada sonrisa te la debo. Cada esbozo de alegría es culpa de un gesto, de una caricia, de un suspiro que está más cercano a mi mente que a mi realidad. Sé que soy el único que siente así, he sido yo el que ha sobrevalorado algo que para otros es algo cotidiano (incluso para ti), que quizás soy un tonto al pensar de esta manera… pero es que prefiero mil y una veces ser un tonto a dejar de lado todo esto que siento por ser alguien real y frío. Si tan sólo pudieras ver la vida a través de mis ojos, y sintieras sólo una breve parte de toda esa fuerza que tú me haces sentir en estos momentos…

Deseo agradecerte todo lo que has hecho en mí. Quiero dedicarte estas líneas y muchas otras más, quiero hacerte sentir que la vida es mágica gracias a que existes, que tan sólo por ser como eres vales mucho para mí y para muchas otras personas, quiero regalarte un mundo tan hermoso como en el que me has hecho creer que estoy… Le pido a Dios que me de una oportunidad de darte lo mejor de mí, que me puedas ver por lo que realmente soy y que te sea agradable. Le pido a Dios que me regale infinitos momentos junto a ti, junto a tu sonrisa y a tu alegría; le pido a Dios que yo también pueda ser alegría para ti cuando una sonrisa te sea algo duro de lograr…

Gracias a las grandes metas que uno se va colocando en la vida, es que uno siente deseos de crecer. Hoy más que nunca deseo ofrecerte algo más de lo que soy, la fuerza que me das es indescriptible,  veo la magia de la vida en todos lados y es porque tú has hecho que vuelva a creer en ella. Desearía que este momento no acabase nunca, y que tú estuvieras aquí para regalártelo.

Gracias, te quiero.




Creative Commons License
Este post de Fabian Rubilar Jamén esta licenciado bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 2.0 Chile.
Basado del trabajo en rubisempai.wordpress.com.

trance…

Luces de un monitor… desenfoque de la visión, espera interminable de que aparezca algo proveniente de un lugar mas allá de la pantalla, como si tu visión deseara poder atravesar dimensiones para poder ver quien esta al otro lado… y así intentar ver mas alla de letras y simbolos, para adivinar los pensamientos de aquella persona que es capaz, que tiene el poder de levantarte y traerte de vuelta al suelo. Es también incertidumbre que pesa en el corazon y te hace sentir vacio, ya que solo una palabra de ella es la que podria acabar con la frase que termina – o comienza – la historia. los minutos pasan, y tu detenido. Las horas pasan, y tu esperando algo que no llega… realmente llegará algun dia? tus sueños son mas grandes que cualquier realidad que podria suceder, tu imaginacion volo mas alla de los límites que el libre albedrío tolera, tu horizonte es mas lejano que el mismo horizonte. que puedes hacer? olvidar? pero, que podria olvidar? aquellas palabras que nunca llegaron? no lo creo… no hay peor espera de lo que no llegara, y no hay peor olvido de lo que nunca estuvo… pero asi es la vida, llena de momentos, de puntos que aparecen y desaparecen, de luces que se encienden y se apagan… de sentimientos que arden y se extinguen… no se si estoy mejor o peor que antes. no quiero averiguarlo tampoco. estoy aun en un trance increible… placer culpable que una vez mas se apoderó de mi.

confusión…

Son días difíciles en mi vida. Por un lado, un semestre agonizante que se esfuerza en llevarme con él y desaparecer juntos, por otro un mar de sentimientos encontrados y de nuevas emociones tan intensas como destructivas. He vivido situaciones realmente increibles, otras muy cotidianas pero no menos agradables, pero aun asi… hay un espacio, un vacio existencial que no se como llenar… he intentado de todo, pero esta confusión es grande y solo me hace reafirmar algo que vengo sabiendo desde hace mucho tiempo… no se que es lo que realmente busco.  Dicen que uno desea aquello que no tiene, y que pasa con los que lo tienen todo para ser felices? Pues desean la nada. Desean no tener nada para asi mantenerse luchando por algo… y es que el conformismo es un gran enemigo del progreso… nos detiene, nos hace sentir falsamente completos y nos hace creer que no necesitamos ningun nuevo esfuerzo para ser felices… pero asi de facil no se consigue el bienestar… no no no…

Con respecto a eso tengo una idea. Creo que en realidad nosotros somos personas que sólo son felices mientras luchan por un sueño… porque esta bien, lo consigues, lo obtienes, lo disfrutas por un tiempo… pero despues que? vuelve ese extraño sentimiento de que te falta algo… en realidad no es mas que un sentimiento de busqueda, de constante cambio y evolución,  de aventura y de motivación.

Debo ser sincero… mis motivaciones mas grandes son sentimentales. Por eso que en momentos me siento tan desmotivado, cuando efectivamente no hay un gran ideal que perseguir. El largo plazo es tan irreal como la falsa estabilidad que te proporciona el pensar en ese largo término, pensar idealistamente en un futuro con determinada persona, por ejemplo, ya no es suficiente motivacion… me estoy perdiendo en una desmotivacion gigante y que esta empujando mi espiral hacia abajo…

the fire's still burn...
the fire's still burn...

Y es aqui, en estos momentos, donde el milagro de la vida aparece… aquellas personas que se encuentran entre tu familia y tu novia… tus amigos. Ellos son los unicos capaces de levantarte cuando estas mal, cuando te sientes solo y solo cuentas con el cariño incondicional de tu familia… pero es un amigo que sin tener lazos de sangre te ofrece un cariño igual (y en muchos casos mayor) que el de tu familia… Ellos son los unicos que te ayudan a levantarte una y otra y otra y otra vez…

Deseo volver a sentir con intensidad. Me gustaria encontrar a aquella meta que tanto me llena, a aquel ser utopico que desde siempre he amado y que aun no se materializa… por mientras ella llega, buscare entre las multitudes, no me rendire hasta descubrirla… tan lejos o tan cerca esté de mi.

paz a todos, los sueños se pueden alcanzar.

PD: si lees desde facebook te recomiendo https://rubisempai.wordpress.com